Venezuela: más de 5.000 muertos a manos de la policía y el ejército

Revista Logos,(Revistalogos.com).- El Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) hizo público este jueves su tradicional informe sobre la proyección de homicidios cometidos durante 2017 en el país sudamericano, el segundo más violento del planeta después de El Salvador. La cifra total de 26.616 asesinatos, 73 por día, tres cada hora, supone un descenso con respecto a 2016, cuando se contabilizaron 28.479 muertes, según esta prestigiosa organización, que reúne a expertos y universidades. Para el OVV, los cuatro meses de protestas antigubernamentales, con las fuerzas policiales entregadas a la represión, han influido en esta estadística.

En cambio, el Ministerio de Interior aseguró el miércoles que sólo se produjeron 14.389 homicidios en el país. La política gubernamental oculta desde hace años las cifras oficiales diarias, convirtiendo la tarea de investigadores y periodistas en una carrera de obstáculos. Pese a la bajada, el impacto de la violencia sigue siendo brutal en Venezuela, sobre todo entre los jóvenes, ya que el 60% de las víctimas tienen menos de 29 años. Las mismas edades y el mismo porcentaje alcanzado por los victimarios.

“El empobrecimiento generalizado, la escasez, el desabastecimiento y la carestía de los productos básicos está generando en las personas, pero también en las relaciones sociales, situaciones de ansiedad y angustia. Se aprecia confrontación, tirantez, rabia y dolor”, subrayó Roberto León Briceño, director del OVV.

Basta la comparación con la vecina Colombia, donde la tasa de muertes violentas es de 23 por cada 100.000 habitantes frente a las 89 de Venezuela, para medir el día a día de la violencia, pese a la reducción de casi tres puntos con respecto a 2016.

Mientras Bogotá cerrará este año con la tasa de homicidios más baja en tres décadas (14 asesinatos por cada 100.000 habitantes), Caracas sigue a la cabeza del ranking mundial de capitales más violentas, con más de 109 por cada 100.000 habitantes. Además del Distrito Capital, otras tres ciudades venezolanas (Maturín, Ciudad Guyana y Valencia) aparecen entre las 10 ciudades más violentas del mundo. Según el OVV, el record lo ostenta el pequeño municipio de El Callao, con 816 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Perteneciente al estado de Bolívar, fronterizo con Brasil, El Callao vive convulsionado por la minería ilegal y los enfrentamientos de las mafias locales.En las comparaciones con Brasil y México, Venezuela también pierde por goleada.

En Brasil, pese al incremento de la violencia en los últimos meses, la estadística refleja 29 homicidios por cada 100.00 habitantes. Y en el país norteamericano, pese a los constantes capítulos protagonizados por narcos, la tasa es de 16,9. Otra de las cifras más contundentes que arroja el informe del OVV es la de fallecidos por resistencia a policías y militares: 5.535. “En promedio cada semana fallecieron 106 por acciones de funcionarios”, concretó Briceño, muy crítico con el ejercicio del poder bolivariano: “Un país que tiene dos asambleas nacionales, dos fiscalías y dos tribunales supremos de justicia es una sociedad que no tiene mecanismos de control civilizado de la violencia”.

El OVV divide las muertes violentas en tres categorías: homicidios (16.046), en averiguación (5.035) y los ya citados a manos de militares de la Guardia Nacional y las distintas policías. La ecuación de la violencia comenzó a fallarle desde el primer día a Hugo Chávez. Cuando el “comandante supremo llegó al poder en 1999, la cifra anual de homicidios era de 4.550 homicidios, 19 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Desde el Palacio de Miraflores se ha acusado al capitalismo y a sus símbolos (desde Spiderman a Superman), a los videojuegos, a las telenovelas y a los paramilitares colombianos, de provocar el aumento de estas cifras. Pese a que el derrumbe social y económico del país encabeza los motivos que llevan a la gran diáspora venezolana (casi tres millones de personas han emigrado durante el chavismo, una gran parte durante los últimos dos años), la violencia continúa siendo uno de los factores influyentes en su decisión.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *