Una niña mexicana con parálisis cerebral, detenida por agentes fronterizos de EEUU

Estados Unidos,(Revistalogos.com).- Una niña mexicana de 10 años que sufre parálisis cerebral y que vivía de manera ilegal en Texas (EEUU), está bajo arresto después de que la ambulancia que la trasladaba para operarla fuera detenida a su paso por un control fronterizo. Rosa María Hernandez estaba siendo trasladada desde un centro médico en Laredo -en la frontera con México-, donde vive con su familia, a un hospital en Corpus Christi, a unos 210 kilómetros de distancia, para una operación quirúrgica de emergencia el pasado martes.

Su ambulancia pasó por uno de los varios puestos de control de Estados Unidos en las autovías cercanas a la frontera con México. Hernández iba acompañada por un primo con la nacionalidad estadounidense, según ha explicado la abogada de la familia, Leticia Gonzalez.

Los agentes fronterizos dejaron que la ambulancia pasara y la trasladara al hospital pero la detuvieron después de la operación, lo que ha sido duramente condenado por los críticos con Trump y su dura política migratoria. “No están dando prioridad a los criminales y a la gente que supone una amenaza para la seguridad nacional: están deteniendo a niños”, denunció el congresista Joaquin Castro en una rueda de prensa. Castro acusó a los oficiales de inmigración de violar la normativa que les previene contra la detención de personas en hospitales o colegios.

Varios agentes fronterizos esperaron a Hernandez fuera de la habitación de hospital donde se recuperaba de la operación antes de llevarla hasta un refugio federal para inmigrantes en San Antonio. Según un comunicado emitido por la Oficina Fronteriza de Estados Unidos, “por las leyes de inmigración de Estados Unidos, una vez reciba el alta, será procesada como corresponde”.

La abogada de la familia contó a los periodistas que el gobierno norteamericano estaba desoyendo los consejos de los médicos que habían operado a la niña, que decían que ésta debía permanecer y ser cuidada por su familia, que conocen su enfermedad y sus necesidades. Además, debe acudir a una cita con el médico que la trata habitualmente en Laredo, dentro de 3 días. Mientras, la madre de la niña, Felipa de la Cruz, contó que había llevado a su familia a Laredo cuando la pequeña Rosa María sólo tenía 3 meses, en busca de un tratamiento médico a su enfermedad y de mejores oportunidades para la familia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *