Un tribunal de El Salvador ratifica la condena a 30 años de cárcel a una mujer por aborto

Revista Logos,(Revistalogos.com).- Un tribunal de San Salvador (capital de El Salvador) ha ratificado este miércoles la condena a 30 años de cárcel impuesta en 2008 a Teodora del Carmen Vázquez, de 33 años, por un presunto homicidio agravado y que, según Amnistía Internacional (AI), se trata de un aborto involuntario. El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, ha pedido este viernes a El Salvador que retire la absoluta prohibición al aborto en todo el país, en cumplimiento de la ley internacional de derechos humanos.

La magistrada del Tribunal Segundo de Sentencia de la capital ha señalado, tras casi una hora de deliberaciones, que el fallo de “mantener lo resuelto y confirmar la sentencia” se ha adoptado porque “los elementos probatorios no han sido desvirtuados de una forma categórica”.

En la audiencia han testificado dos médicos que evaluaron la autopsia de la niña, la misma en la que se basaron los jueces en 2008, y han asegurado que descubrieron diversas deficiencias. Según han señalado el Instituto de Medicina Legal determinó que el recién nacido falleció por “asfixia perinatal”, lo que es una “causa natural de muerte”. Por otro lado, el tribunal decretó que el bebé murió asfixiado tras haber sido sumergido en agua.

“La prueba científica no ha sido analizada en toda su amplitud. No dice lo que el tribunal está señalando y a lo más que podría llegar es a la duda”, ha afirmado a la prensa Hugo Mata, abogado de Vázquez.

La acusada experimentó una “emergencia obstétrica” en julio de 2007 y, tras llamar en varias ocasiones al sistema de emergencias público y no recibir respuesta, tuvo un parto “extrahospitalario” en los baños de la escuela en la que trabajaba. Vázquez sufrió una hemorragia severa y el bebé nació muerto, según señalan las organizaciones sociales que la respaldan. Un empleado del colegio avisó a la policía que patrullaba la zona cuando encontró al bebé muerto y la madre, en estado inconsciente, fue detenida.

“La ratificación de la condena es una tragedia”, ha comentado la asesora de comunicaciones de AI Ina Stroem. En junio de 2016, miembros de la ONG se reunieron con el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y le presentaron 250.000 firmas para “exigir la libertad de Teodora”

El Salvador es uno de los ocho países del mundo que penaliza a las mujeres que tiene una interrupción del embarazo, incluso en los casos que se realizan para salvaguardar la vida de la madre. Las penas pueden llegar hasta los 40 años de cárcel para las mujeres que aborten y los médicos que lo practiquen.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *