Trump apuesta por mantener el acuerdo nuclear iraní con nuevas sanciones paralelas

Estados Unidos,(Revistalogos.com).- El presidente estadounidense, Donald Trump, tiene previsto mantener levantadas las sanciones a Irán relacionadas con el acuerdo nuclear, según fuentes gubernamentales y legislativas citadas por la agencia Associated Press y el diario The Washington Post. El plazo para aprobar una nueva prórroga de alivio de las penalizaciones expira este viernes y se espera que el republicano tomara el jueves una decisión final en una reunión con su equipo de seguridad.

Trump –que denosta continuamente el acuerdo de 2015 sellado entre EE UU, Irán y otras cinco potencias– busca un complejo equilibrio. Sus asesores llevan semanas tratando de convencerlo de que sería un error romper el pacto, como le piden sus instintos, porque aislaría a Washington, reforzaría a Teherán y avivaría la amenaza nuclear.

El mandatario y los republicanos se quejan de que el pacto no abordó directamente el programa balístico iraní ni su apoyo a grupos terroristas. El equipo del presidente apuesta por gestionar esos asuntos con nuevas leyes y un endurecimiento de sanciones paralelas, lo que permitiría a Trump elevar el tono ante el régimen de los ayatolás sin salirse del convenio.

El republicano, según las citadas fuentes, tiene previsto esgrimir que mantiene intacto dicho acuerdo porque el Congreso está avanzando en la tramitación de una ley que flexibilizaría el papel de Washington en ese pacto y porque su Gobierno impondrá nuevos castigos a empresarios iraníes. Es posible que sean personas que ya habían sido penalizadas por EE UU antes de que se levantaran las sanciones financieras y energéticas a Irán a cambio de la reducción de su programa atómico.

También se baraja la posibilidad de que la Administración adopte nuevas sanciones a Irán en asuntos de derechos humanos, lo que sería la primera consecuencia palpable de las duras críticas de la Casa Blanca a la gestión, por parte del Gobierno de Hassan Rouhani, de las protestas callejeras de las últimas dos semanas en ese país. Uno de los principales detonantes de las manifestaciones ha sido la desazón económica de la población. Varios analistas consideran que, reimponer las sanciones levantadas por el acuerdo nuclear, solo haría que atizar ese malestar.

“Si tuviera que especular, diría que lo más posible es que no vuelva a certificar el cumplimiento por parte de Irán del acuerdo nuclear y extienda durante otros 120 días el levantamiento de sanciones nucleares. Durante ese período, volverá a preguntar al Congreso una nueva legislación para arreglar algunos de los resquicios del pacto y sacar la obligación de que el presidente tiene que validar cada 90 días que Irán está cumpliendo”, opina Ahmad Majidyar, experto en Irán en el Middle East Institute, un laboratorio de ideas en Washington.

Al margen del programa balístico y las injerencias territoriales iraníes, el experto subraya que otro asunto de preocupación para el Gobierno de Trump es la cláusula, en el acuerdo, que permite a Teherán reanudar en una década el enriquecimiento de uranio.

Trump declinó en octubre certificar que Irán esté cumpliendo el pacto nuclear, puntal del legado de su predecesor, el demócrata Barack Obama. Los inspectores de la ONU han subrayado que Teherán está respetando los requisitos de rebaja de su programa atómico, pero Trump se queja de que el pacto tiene “fallos serios”, como no vincularlo con la vulneración de resoluciones de la ONU sobre misiles balísticos, algo que los negociadores decidieron dejar al margen para alcanzar un consenso. Al no certificar el acuerdo, se abrió un plazo de 60 días que permitía al Congreso imponer sus propias sanciones a Irán, pero decidió no hacerlo para ganar tiempo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *