La ONU reclama el cese de la violencia del ELN y que se reanude el diálogo con la guerrilla en Colombia

Colombia,(Revistalogos.com).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, terminó este domingo su primera visita oficial a Colombia con un llamamiento a la reanudación del diálogo entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El máximo representante del organismo multilateral rechazó los ataques de la organización insurgente cometidos esta semana tras el fin de una tregua de 101 días, reclamó el cese de la violencia y ofreció ayuda a las autoridades para que las partes vuelvan a negociar.

“Expreso mi preocupación frente a los acontecimientos violentos de los últimos días y una posible escalada de los enfrentamientos en detrimento del proceso político y de la situación de las comunidades en las zonas afectadas por el conflicto”, señaló Guterres a los periodistas después de visitar una de las zonas de transición de las FARC en el municipio de Mesetas, en el centro del país. El Estado colombiano y el ELN comenzaron en febrero de 2017 en Quito unas conversaciones que, con excepción del alto el fuego pactado en septiembre en vísperas de la visita del Papa, han resultado todavía infructuosas.

Los combatientes del grupo armado han vuelto ahora a un abierto choque con el Gobierno. Así las cosas, el secretario general de la ONU hizo hincapié en esta prioridad del proceso de paz para no perder “los logros humanitarios alcanzados en los últimos tres meses”. “Exhorto al cese de las acciones armadas y al reinicio de un diálogo serio y constructivo con miras a colmar lo antes posible las expectativas generadas por el compromiso de las partes de llegar a una solución de su conflicto por la vía política”, afirmó. Para ello, dio instrucciones a su representante especial en Colombia, Jean Arnault, para que tome “todas las acciones necesarias para facilitar el retorno de las partes a la mesa”.

El secretario general de la ONU se reunió durante su viaje con el presidente Santos, dirigentes de la antigua guerrilla, ahora Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, representantes de la Iglesia, víctimas del conflicto armado y miembros de la sociedad civil. Transmitió su apoyo al Gobierno en la construcción de la convivencia y habló de la crisis migratoria que sufre Colombia por la llegada al país de cientos de miles de venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro. Este domingo, además, se refirió expresamente a la necesidad de garantizar el funcionamiento de las instituciones en todo el país.

“Es absolutamente necesario acelerar la presencia activa del Estado en la totalidad del territorio nacional”, consideró. Recordó que esa presencia tiene que ver con el incremento de los ataques contra los líderes sociales –en diciembre, Naciones Unidas denunció el asesinato de más de 100 defensores de los derechos humanos en 2017- y que está relacionada también con los servicios públicos y las infraestructuras. “Estos no son problemas creados por el proceso de paz, son problemas antiguos”, dijo, al señalar que esta transición supone una oportunidad para resolverlos. La paz, según Guterres, no es divisible. Es decir, toda forma parte del mismo proyecto de país que busca asentar la convivencia después de más de medio siglo de guerra.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *