La oficina compartida de la empresa israelí WeWork se expande a Sudamérica

Revista Logos,(Revistalogos.com).- Las oficinas del siglo XXI están en plena transformación de la mano de comunidades globales integradas mediante aplicaciones que son la llave a nuevas oportunidades de negocio, según la mayor empresa mundial de espacios laborales compartidos o “coworking”.

“Construimos comunidades, el secreto de WeWork es que creamos comunidad”, explica Patricio Fuks, director general de la compañía israelí WeWork, en su filial de Latinoamérica, en una red global con 238 edificios en 56 ciudades del mundo.

“Los millenials, desde que se levantan, quieren vivir esa experiencia de estar contentos, de disfrutar lo que hacen, de tener pasión, de ir contentos a la oficina, de conocer gente”, afirma Fuks.

Este emprendedor vendió un negocio hotelero próspero con presencia en 18 países de la región para integrar el equipo directivo de un emporio global con edificios en China, Japón, India, Israel y Australia y ahora con varias aperturas que amplían la red que ya tenían en Colombia, México y Perú.

La apuesta de esta compañía se inclina hacia generar “coworking” o espacios colaborativos, donde por un precio módico se puede gozar de múltiples beneficios.
“Hay cada vez más emprendedores en el mundo. Se dice que el 40 por ciento de la fuerza laboral van a ser emprendedores dentro de tres o cuatro años”, detalla Fuks, cuyo empuje ha llevado a la compañía a abrir hasta tres edificios en un mismo día, dos en Ciudad de México y uno en Bogotá.

Agrega que las personas “tienen acceso al mejor edificio que se pueda tener en la ciudad pagando una membresía muy básica, unos 4.000 pesos aquí en México (210 dólares), donde van a tener internet, seguridad”, relata Fuks.

Sus sedes se encuentran operando al 80 o 90% de capacidad en Latinoamérica. La red incluye siete edificios en Ciudad de México, dos en Buenos Aires, tres en Río de Janeiro, cuatro en Sao Paulo, dos en Bogotá y uno en Lima.

La empresa WeWork, con un valor global de unos 26.000 millones de dólares, logra crear redes donde existe un intercambio constante entre los miembros.
“Al conocerse la gente resulta que el que tiene una idea puede conocer a otro que tiene un fondo que justo busca invertir. Un abogado que busca un cliente, un cliente que busca un abogado, la gente se conecta y empiezan a surgir relaciones comerciales, de amistades, de lo que se te ocurra”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *