La Justicia obliga a los pasteleros cristianos pagar 135.000 dólares por no hacer un pastel gay y causar daños emocionales

Revista Logos,(Revistalogos.com).- El fallo se presenta como otro caso, Masterpiece Cakeshop v. Colorado Civil Rights Commission , actualmente está siendo considerado por la corte más alta de la nación. Se escuchó el argumento oral en ese caso el 5 de diciembre, y se espera una decisión en junio de 2018.

los Klein fueron multados con $ 135,000 hace dos años después de que el comisionado Brad Avakian de la Oficina de Labor e Industrias de Oregon (BOLI) declaró que habían discriminado a dos mujeres lesbianas por negarse a ayudar con su “boda” entre personas del mismo sexo.

Los Klein habían servido a las mujeres, Rachel Cryer y Laurel Bowman, de otras maneras, y las mujeres regresaron porque la pareja las había tratado amablemente.

“Tengo clientes casi semanalmente que son homosexuales”, dijo Aaron Klein a los periodistas. “Pueden comprar mis cosas”. Vendo cosas Yo hablo con ellos Esta bien. … Esta no fue la primera vez que hemos servido a estas chicas “.Pero debido a que los Klein dijeron que no se sentían cómodos con el cumplimiento de esa orden en particular debido al evento que involucraba, las mujeres presentaron una demanda por discriminación contra los panaderos.

“Nos estaban pidiendo que participáramos en algo en lo que no podíamos participar”, dijo Melissa, destacando que el pastel de bodas es una de las partes más personales e intrincadas de la ocasión.

Algunos cristianos creen que ser parte de un evento del mismo sexo viola el mandato bíblico en 1 Timoteo 5:22 de no ser “participantes en los pecados de otros hombres”, así como también el mandato en Efesios 5: 7: “No seáis vosotros, pues, participes con ellos “.

Después de que los Klein fueran declarados culpables de discriminación, Cryer y Bowman presentaron listas individuales de casi 100 aspectos de sufrimiento para recibir daños y perjuicios. Incluían “aguda pérdida de confianza”, “duda”, “desconfianza hacia los hombres”, “desconfianza hacia los antiguos amigos”, “sueño excesivo”, “incomodidad”, “presión arterial alta”, “digestión alterada”, “pérdida de apetito”. , “Dolores de cabeza por migraña”, “pérdida de orgullo”, “violación mental”, “reanudación del hábito de fumar”, “conmoción” “aturdido”, “sorpresa”, “incertidumbre”, “aumento de peso” y “preocupación”.

Pero los Klein le dijeron al tribunal que ellos también habían sufrido debido a los ataques que recibieron por su deseo de vivir su fe cristiana en el lugar de trabajo. Afirmaron que soportaron “tácticas de la mafia” ya que su vehículo fue destrozado e irrumpido en dos ocasiones, sus vendedores fueron hostigados por defensores homosexuales y algunas empresas rompieron relaciones con ellos, y recibieron correos electrónicos amenazadores que pedían violación, muerte e infierno sobre la familia.

Como resultado, los Klein tuvieron que cerrar su negocio y trasladarlo a su casa privada. Más tarde cerraron por completo.

En abril de 2015, Alan McCullough, un juez administrativo de la oficina, recomendó que los Kleins pagaran daños emocionales por un total de $ 135,000, con una de las mujeres recibiendo $ 75,000 y la otra $ 60,000. Los fiscales habían pedido una indemnización de $ 75,000 cada uno. McCullough describió que Laurel Bowman recibió una cantidad menor porque creía que sus afirmaciones eran exageradas.

“En este caso, el foro concluye que $ 75,000 y $ 60,000 son recompensas apropiadas para compensar a los Demandantes [Rachel] y [Laurel], respectivamente, por el sufrimiento emocional que experimentaron por el rechazo de la tarta de los Demandados. [Laurel] recibe la menor cantidad porque no estuvo presente en el rechazo de la tarta y el foro encontró que su testimonio sobre el alcance y la gravedad de su sufrimiento emocional era exagerado en algunos aspectos “, escribió.

“Laurel” era una testigo muy amarga y enojada que tenía una fuerte tendencia a exagerar y dramatizar eventos “, argumentó con el abogado de Kleins y” tuvo que ser aconsejado por el ALJ para responder las preguntas que se le hicieron, en lugar de editorializar sobre el rechazo del pastel y cómo le afectó, “y su ‘testimonio fue inconsistente en varios
aspectos con más evidencia creíble’”, el tribunal de apelaciones también delineó el jueves.

Como se informó anteriormente , algunos medios habían reclamado erróneamente -y luego se habían disculpado por publicar- que los Klein no tenían que pagar daños y perjuicios por negarse a hornear un pastel para la ceremonia homosexual de una lesbiana, sino que fueron castigados por “publicar” involuntariamente direcciones en Facebook cargando la queja del consumidor presentada -un documento público que no había sido censurado por el gobierno- en su nueva página personal que solo tenía 17 amigos en ese momento. Los Klein eliminaron el estado después de ser informados de que el documento no fue redactado.

Mientras que BOLI concluyó que los Kleins eran “culpables” de discriminación por negarse a proporcionar el pastel para el evento homosexual de lesbianas, y estaban dispuestos a indemnizar a las mujeres por la angustia emocional que rodeaba la negación, finalmente negó a las mujeres ningún daño adicional por la desgracia de Facebook ni que el asunto haya estado en los medios.

Avakian aceptó la recomendación de McCollough y ordenó a los Kleins que paguen a las mujeres $ 135,000 a la luz de los daños emocionales que Cryer y Bowman enumeraron por negarle el pastel de “boda”. Los Kleins luego pidieron una suspensión de la orden, pero fueron denegados. Como la pareja inicialmente se negó a pagar los daños, creyendo que no habían hecho nada incorrecto, los funcionarios se movieron para procesar el fallo y solicitar permiso para colocar un gravamen de propiedad contra los Kleins o cobrar el dinero de otras maneras.

En diciembre de 2015, el estado vació todas las cuentas bancarias personales de Klein, incluido el dinero destinado a pagar su diezmo. Los Klein le dijeron a los periodistas después del incidente que tenían tres cuentas bancarias personales: una cuenta corriente, un ahorro y una cuenta marcada como “el dinero de Dios” por su diezmo en la iglesia. Las tres cuentas contenían un poco menos de $ 7,000 en total.

Enfrentados con una penalidad de interés del nueve por ciento por no pagar los $ 135,000, los Kleins luego optaron por presentar un cheque por el monto total, utilizando el dinero donado por los partidarios que no estaba en su cuenta bancaria personal. Dejaron un cheque por $ 136,927.07 después de darse cuenta de que el gobierno había confiscado sus cuentas personales.

Los fondos se han mantenido en una cuenta bloqueada en espera del resultado final del caso. El resto de los $ 500,000 recibidos en donaciones se ha usado para pagar honorarios legales, según The Oregonian.

Si bien el Tribunal de Apelaciones de Oregón confirmó los daños emocionales contra los Kleins, no estaba de acuerdo con el tribunal inferior en que la pareja había violado una ley estatal que prohíbe a las empresas anunciar su intención de participar en prácticas discriminatorias. Dijo que las declaraciones hechas por los Kleins en medio de procedimientos legales simplemente delineaban lo que habían dicho el día en que Cryer les pidió que prepararan el pastel para el evento, y que pelearían el asunto en el tribunal.La Corte de Apelaciones de Oregón confirmó un fallo del tribunal inferior que ordenó a los propietarios de Sweet Cakes de Melissa Aaron y Melissa Klein pagar $ 135,000 en “daños emocionales” a dos mujeres lesbianas por negarse a hacer una torta para su mismo sexo “Boda” en 2014.

Los hallazgos de hechos detallados de BOLI sobre el efecto del rechazo del servicio en estos querellantes en particular -incluyendo enojo, depresión, cuestionar su propia identidad y autoestima, vergüenza, vergüenza, frustración, junto con ansiedad y una excitación reducida sobre el la boda en sí misma: no podemos decir que la orden esté tan fuera de lugar con casos anteriores que carece de una razón sustancial “, escribió el juez Chris Garrett en nombre del panel.

“Concluimos que … la orden final no carga de forma insoportable el derecho de los Klein al libre ejercicio de su religión porque simplemente requiere que cumplan con una ley neutral de aplicabilidad general, y los Klein no han demostrado que el estado los atacó la aplicación debido a sus creencias religiosas “, afirmó.

El fallo se presenta como otro caso, Masterpiece Cakeshop v. Colorado Civil Rights Commission , actualmente está siendo considerado por la corte más alta de la nación. Se escuchó el argumento oral en ese caso el 5 de diciembre, y se espera una decisión en junio de 2018.

los Klein fueron multados con $ 135,000 hace dos años después de que el comisionado Brad Avakian de la Oficina de Labor e Industrias de Oregon (BOLI) declaró que habían discriminado a dos mujeres lesbianas por negarse a ayudar con su “boda” entre personas del mismo sexo.

Los Klein habían servido a las mujeres, Rachel Cryer y Laurel Bowman, de otras maneras, y las mujeres regresaron porque la pareja las había tratado amablemente.

“Tengo clientes casi semanalmente que son homosexuales”, dijo Aaron Klein a los periodistas. “Pueden comprar mis cosas”. Vendo cosas Yo hablo con ellos Esta bien. … Esta no fue la primera vez que hemos servido a estas chicas “.Pero debido a que los Klein dijeron que no se sentían cómodos con el cumplimiento de esa orden en particular debido al evento que involucraba, las mujeres presentaron una demanda por discriminación contra los panaderos.

“Nos estaban pidiendo que participáramos en algo en lo que no podíamos participar”, dijo Melissa, destacando que el pastel de bodas es una de las partes más personales e intrincadas de la ocasión.

Algunos cristianos creen que ser parte de un evento del mismo sexo viola el mandato bíblico en 1 Timoteo 5:22 de no ser “participantes en los pecados de otros hombres”, así como también el mandato en Efesios 5: 7: “No seáis vosotros, pues, participes con ellos “.

Después de que los Klein fueran declarados culpables de discriminación, Cryer y Bowman presentaron listas individuales de casi 100 aspectos de sufrimiento para recibir daños y perjuicios. Incluían “aguda pérdida de confianza”, “duda”, “desconfianza hacia los hombres”, “desconfianza hacia los antiguos amigos”, “sueño excesivo”, “incomodidad”, “presión arterial alta”, “digestión alterada”, “pérdida de apetito”. , “Dolores de cabeza por migraña”, “pérdida de orgullo”, “violación mental”, “reanudación del hábito de fumar”, “conmoción” “aturdido”, “sorpresa”, “incertidumbre”, “aumento de peso” y “preocupación”.

Pero los Klein le dijeron al tribunal que ellos también habían sufrido debido a los ataques que recibieron por su deseo de vivir su fe cristiana en el lugar de trabajo. Afirmaron que soportaron “tácticas de la mafia” ya que su vehículo fue destrozado e irrumpido en dos ocasiones, sus vendedores fueron hostigados por defensores homosexuales y algunas empresas rompieron relaciones con ellos, y recibieron correos electrónicos amenazadores que pedían violación, muerte e infierno sobre la familia.

Como resultado, los Klein tuvieron que cerrar su negocio y trasladarlo a su casa privada. Más tarde cerraron por completo.

En abril de 2015, Alan McCullough, un juez administrativo de la oficina, recomendó que los Kleins pagaran daños emocionales por un total de $ 135,000, con una de las mujeres recibiendo $ 75,000 y la otra $ 60,000. Los fiscales habían pedido una indemnización de $ 75,000 cada uno. McCullough describió que Laurel Bowman recibió una cantidad menor porque creía que sus afirmaciones eran exageradas.

“En este caso, el foro concluye que $ 75,000 y $ 60,000 son recompensas apropiadas para compensar a los Demandantes [Rachel] y [Laurel], respectivamente, por el sufrimiento emocional que experimentaron por el rechazo de la tarta de los Demandados. [Laurel] recibe la menor cantidad porque no estuvo presente en el rechazo de la tarta y el foro encontró que su testimonio sobre el alcance y la gravedad de su sufrimiento emocional era exagerado en algunos aspectos “, escribió.

“Laurel” era una testigo muy amarga y enojada que tenía una fuerte tendencia a exagerar y dramatizar eventos “, argumentó con el abogado de Kleins y” tuvo que ser aconsejado por el ALJ para responder las preguntas que se le hicieron, en lugar de editorializar sobre el rechazo del pastel y cómo le afectó, “y su ‘testimonio fue inconsistente en varios
aspectos con más evidencia creíble’”, el tribunal de apelaciones también delineó el jueves.

Como se informó anteriormente , algunos medios habían reclamado erróneamente -y luego se habían disculpado por publicar- que los Klein no tenían que pagar daños y perjuicios por negarse a hornear un pastel para la ceremonia homosexual de una lesbiana, sino que fueron castigados por “publicar” involuntariamente direcciones en Facebook cargando la queja del consumidor presentada -un documento público que no había sido censurado por el gobierno- en su nueva página personal que solo tenía 17 amigos en ese momento. Los Klein eliminaron el estado después de ser informados de que el documento no fue redactado.

Mientras que BOLI concluyó que los Kleins eran “culpables” de discriminación por negarse a proporcionar el pastel para el evento homosexual de lesbianas, y estaban dispuestos a indemnizar a las mujeres por la angustia emocional que rodeaba la negación, finalmente negó a las mujeres ningún daño adicional por la desgracia de Facebook ni que el asunto haya estado en los medios.

Avakian aceptó la recomendación de McCollough y ordenó a los Kleins que paguen a las mujeres $ 135,000 a la luz de los daños emocionales que Cryer y Bowman enumeraron por negarle el pastel de “boda”. Los Kleins luego pidieron una suspensión de la orden, pero fueron denegados. Como la pareja inicialmente se negó a pagar los daños, creyendo que no habían hecho nada incorrecto, los funcionarios se movieron para procesar el fallo y solicitar permiso para colocar un gravamen de propiedad contra los Kleins o cobrar el dinero de otras maneras.

En diciembre de 2015, el estado vació todas las cuentas bancarias personales de Klein, incluido el dinero destinado a pagar su diezmo. Los Klein le dijeron a los periodistas después del incidente que tenían tres cuentas bancarias personales: una cuenta corriente, un ahorro y una cuenta marcada como “el dinero de Dios” por su diezmo en la iglesia. Las tres cuentas contenían un poco menos de $ 7,000 en total.

Enfrentados con una penalidad de interés del nueve por ciento por no pagar los $ 135,000, los Kleins luego optaron por presentar un cheque por el monto total, utilizando el dinero donado por los partidarios que no estaba en su cuenta bancaria personal. Dejaron un cheque por $ 136,927.07 después de darse cuenta de que el gobierno había confiscado sus cuentas personales.

Los fondos se han mantenido en una cuenta bloqueada en espera del resultado final del caso. El resto de los $ 500,000 recibidos en donaciones se ha usado para pagar honorarios legales, según The Oregonian.

Si bien el Tribunal de Apelaciones de Oregón confirmó los daños emocionales contra los Kleins, no estaba de acuerdo con el tribunal inferior en que la pareja había violado una ley estatal que prohíbe a las empresas anunciar su intención de participar en prácticas discriminatorias. Dijo que las declaraciones hechas por los Kleins en medio de procedimientos legales simplemente delineaban lo que habían dicho el día en que Cryer les pidió que prepararan el pastel para el evento, y que pelearían el asunto en el tribunal.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *