La investigación a David Bitán desata una rebelión silenciosa en el Likud

Revista Logos,(Revistalogos.com).- Hagit, la esposa del presidente de la coalición, diputado David Bitán, fue interrogada durante diez horas, en el marco de la investigación de un caso de presunta corrupción en la ciudad de Rishon Letzíon, que ha desatado una crisis política que se extiende al partido gobernante Likud.

La esposa del alto diputado del Likud fue cuestionada sobre un depósito de dos millones de shekels, hace ocho años, en una cuenta que compartía con su marido, y respondió que no sabía nada. Tras el interrogatorio fue dispuesta en arresto domiciliario, por cinco días, en la casa de su hermana. Se le prohibió hablar del asunto con su esposo, por temor a que ambos coordinen sus versiones.

Al menos 25 personas han sido detenidas o interrogadas por la policía que investiga el caso, que incluye a decenas de funcionarios de las municipalidades de Rishon Letzíon y Tel Aviv.

Pero Bitán no es cualquier diputado, es un cercano asociado del primer ministro, Biniamín Netanyahu, encargado de mantener la disciplina partidaria del Likud y quien coordina la política dentro de la coalición en la Knéset (Parlamento). Es una figura clave, de la que comúnmente se conoce como el que “maneja los hilos de la Knéset”. Se sospecha que ha recibido soborno por parte de una figura del crimen organizado a cambio de inclinar una multimillonaria licitación inmobiliaria a su favor.

La investigación policial sale a la luz justo cuando Bitán, aliado clave de Netanyahu, estaba tratando de reunir los votos necesarios para la aprobación final de un proyecto de ley para prohibir a la policía emitir recomendaciones sobre la presentación de cargos o acusaciones, cuando incluyen la investigación de una figura de alto perfil.

El proyecto de ley, que ha sido retirado por el momento, es considerado por sus críticos como armado a la medida de Netanyahu para protegerlo de sus numerosas investigaciones por presunta corrupción.

Mientras tanto, Yoaz Hendel del diario Iediot Ajaronot revela que la investigación de Bitán parece ser la gota que colmó el vaso, desatándose en el Likud una rebelión silenciosa contra el primer ministro Biniamín Netanyahu. Hendel entrevistó a uno de los líderes del partido, sin dar su nombre, que le sugirió la posibilidad de expulsarlo del poder y explica al público los motivos: las investigaciones policiales, la falta de respeto al sistema de balance y contrapeso institucional de la democracia y el consiguiente daño a la imagen de la derecha. La fuente le sugirió que ya tienen pensado al sucesor, aunque por supuesto tampoco ha revelado su nombre.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *