Irán y Turquía cierran filas para rechazar un Kurdistán independiente

Irán,(Revistalogos.com).- Irán y Turquía han dado prioridad este miércoles a sus lazos económicos y geoestratégicos, a la vez que evitaban las fricciones políticas respecto a los conflictos de Irak y Siria, en los que mantienen posiciones enfrentadas. Durante una visita oficial a Teherán, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo iraní, Hasan Rohaní, han insistido en la integridad territorial de su vecino Irak y calificado de inadmisible un Kurdistán independiente. El mandatario turco también se ha entrevistado con el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jameneí, en un gesto de respeto que refuerza el mensaje de unidad ante el desafío abierto por el referéndum kurdo.

“Nosotros no queremos presionar al pueblo del Kurdistán iraquí”, ha señalado Rohaní en una conferencia de prensa conjunta con Erdogan. Al mismo tiempo, el presidente iraní ha considerado el referéndum como “una decisión errónea de las autoridades kurdas” que ha obligado a Irán, Turquía e Irak a tomar cartas en el asunto.

Por su parte, Erdogan ha subrayado que “Turquía, Irán e Irak intensificarán sus medidas de presión contra esta región”. El presidente turco calificó de “ilegal” el referéndum kurdo del pasado 25 de septiembre, dejando claro que su interlocutor en Irak va a ser el Gobierno central de Bagdad. Erdogan también ha criticado la actitud de Israel de apoyar la causa kurda y apuntado que “es inadmisible una decisión tomada con la ayuda de Mosad.”

Según las autoridades de Kurdistán iraquí, la participación en el referéndum fue del 72,16 %, y el 92,73 % de los votantes respaldaron con su sí la eventual independencia de esta región autónoma. Ankara y Teherán temen que la secesión de los kurdos iraquíes pueda alentar los sentimientos separatistas de sus propias minorías kurdas, entre 15 y 18 millones en Turquía y entre 6 y 8 millones en Irán. De hecho, el resultado de la consulta en la región autónoma de Irak provocó el júbilo de los kurdos iraníes que lo celebraron echándose a las calles, sin que la policía desplegada llegara a intervenir.

El viaje de Erdogan se suma a la presencia en Teherán desde hace dos días del jefe del Estado Mayor turco, el general Hulusi Akar, quien se ha entrevistado con el ministro de Defensa, el teniente general Amir Hatamí, y con el secretario del Consejo de Seguridad Nacional, el almirante Ali Shamkhani. Esta visita responde, no obstante, a la que hizo a Turquía el jefe de Estado Mayor iraní, general Mohammad Bagheri, a mediados de agosto.

Este tipo de encuentros entre los jefes militares de Irán y Turquía son muy raros, ya que los dos países siempre han rivalizado en la región, algo que se ha intensificado a raíz del choque de intereses en el conflicto sirio. No obstante, hasta ahora, los fuertes lazos comerciales han contenido las respectivas ambiciones. El caso del Kurdistán iraquí constituye otro punto de coincidencia de posturas, aunque siempre existe el riesgo de que esta región se convierta en una nueva escena de desafíos para ambos vecinos.

La visita de Erdogan a Teherán ha servido para firmar cuatro memorandos comerciales, aduaneros y bancarios entre los dos países. Además, el presidente turco ha dicho que “han acordado aumentar el volumen de sus intercambios comerciales a 30,000 millones de dólares al año” y que los respectivos bancos centrales estudian la posibilidad de sustituir sus monedas por el dólar en el comercio bilateral.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *