¿Deben Los Cristianos Participar en las Artes Marciales?

El karate proviene desde los años 1600, dónde un monje budista chino y sus discípulos mezclaron el arte de Okinawan con el deporte de pelear con pies y manos. No es hasta el año 1920, que el karate fue exportado al Japón y desde ahí comenzó su verdadera fama y aceptación en el continente Asiático de donde también surgieron otros estilos de artes marciales.

El arte marcial en los Estados Unidos, aunque practicado por gran mayoría, su aceptación es mucho más restringida. Las disputas y discrepancias no solo envuelven el sistema de puntaje durante las competencias, la experiencia de los participantes que concursan, sino también la teoría de que tan peligroso puede llegar a ser este deporte.

Muchos médicos han discutido no solo la posibilidad de que este deporte pueda causar grandes problemas en la mayoría de los órganos cuando éstos sufren golpes de gran intensidad, sino también que puede causar la muerte. Es por ésta razón que muchas escuelas de artes marciales y sus profesores deciden no participar en pelas de torneos abiertos. Ellos se limitan a solamente enseñar este deporte como un estilo de defensa propia, para evitar dicho riesgo.

No es menos cierto que aunque este deporte muchos lo ven como brusco o hasta brutal, suele a desarrollar en chicos una alta autoestima, disciplina, coordinación y un cuerpo saludable, mientras al mismo tiempo les ayuda aliviar la tensión y mejorar su comportamiento. Está comprobado que este tipo de programa deportivo también forma líderes, enseña a resolver conflictos y a manejar furia en un momento dado y como prevenir el uso de drogas. Le da al niño o al joven el suficiente coraje para decir, ¡NO! a las cosas que pueden comprometerles emocional, física y espiritualmente.

En las esferas cristianas, el arte marcial tiende a ser un poco controversial. Preguntas sobre su origen religioso, místico y su violencia salen a relucir. ¿Deben los padres cristianos permitir que sus hijos practiquen tan brusco deporte? Mi pregunta es la siguiente: Si su vida peligrara, ¿se defendería usted? Si la vida su niña o niño estuviera en peligro, ¿los defendería usted? ¿Cuál sería su reacción? ¿Pelearía con toda su fuerza para lograr salvar lo que usted más quiere? O tomaría usted la decisión de hacerse a un lado y esperar lo peor, sin hacer absolutamente ¿nada?

Un poco antes de que Jesús fuera arrestado, Él les dijo a sus discípulos que vendieran sus capas y que compraran espadas. Ellos le dijeron al Señor que tenían dos espadas, y Jesús les contestó: “Basta.”
(Lucas 22:36-37) Aquí nos damos cuenta que aunque Jesús no creía en la violencia, Él sabía que las vidas de sus discípulos peligrarían y El esperaba y quería que se defendieran.

Más que cierto, yo como madre le aseguro que usted brincaría y defendería a sus hijos o a su persona a como dé lugar. El arte marcial es una forma de defensa propia la cual le enseña a salvar su vida solo cuando ésta peligra. No es para salir a pelear en cada esquina. Dichos profesores les inculcan el respeto a la vida, y de no abusar de su destreza.

Como madre y cristiana yo también me he preocupado por la instrucción religiosa que proviene de la cultura asiática. Creo que lo que más le preocupa a la comunidad cristiana es el punto de la creencia mística, y anti-cristiana. Aunque esto es verdad, la mayoría de las escuelas en los Estados Unidos han eliminado las tradiciones religiosas y paganas y solo se concentran en el deporte físico.

Hoy más que nunca, hay hombres de Dios los cuales saben diferenciar la verdad de Dios y el ocultismo que proviene de este arte. Los chinos y los japoneses tienden a hacer rituos religiosos en nombre de los ancestros muertos o de mantos sagrados, los cuales ellos creen que deben respetar o seguir por tradición. Al comenzar las clases o competencia ellos hacen señales de reverencias bajando los ojos y la cabeza, ante su oponente. El profesor cristiano por el contrario, les inculca a los estudiantes, que solo a Dios se le muestra total reverencia, y que en ningún momento deben ellos bajar sus ojos a otra persona que no sea Dios.
Los instructores cristianos se limitan a solo practicar el arte como un estilo de deporte y nada más. Inclusive ellos, tienden a empezar y terminar con una oración y lectura bíblica. Campeones mundiales como Chuck Norris y Billy Blanks, no solo han practicado este estilo de deporte, pero también trabajan arduamente para el reino de nuestro Señor Jesucristo. A parte de ser cristianos, ellos también sirven como ejemplo para nuestra juventud.

Chuck Norris a quien muchos conocen como “Walker Texas Ranger” continuamente graba programas donde él habla públicamente de su fe en el Señor, aun siendo éste un programa secular. También ha en varias ocasiones ha entrenado a niños como protegerse contra la violencia sexual y física. Billy Blanks cierra su escuela los miércoles, porque él da estudios bíblicos y en muchas ocasiones lleva a sus estudiantes para que ellos también participen.

Si usted está pensando en matricular a sus hijos en este deporte, debe usted investigar sobre las credenciales de la escuela, los profesores y sus creencias religiosas. ¿Es la creencia religiosa asiática y mística, basada en la verdad de nuestro Señor Jesucristo? Algo que puede usted tener en mente es lo siguiente: Si la escuela tiene banderas con dragones y serpientes, es mejor que continúe su búsqueda ya que esta se basa en las tradiciones culturales y espirituales de sus ancestros chinos y no en Dios. Todos sabemos el significado bíblico del dragón y de la serpiente.

Los cristianos sabemos muy bien que cuando la Bíblia habla del dragón, se refiere a quien todos conocemos como el diablo. En el libro de Apocalipsis al diablo se le menciona como al dragón y la serpiente. “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:9)

Es por esta razón que los instructores cristianos no permiten que sus alumnos hagan reverencias, ni bajen sus ojos a ninguna bandera o a ningún manto sagrado que lleve como símbolo al dragón. Pues ellos reconocen que al hacer dichas reverencias, se le estaría brindando honra y gloria al rey de las tinieblas, y no al Rey de Reyes, que Es Cristo Jesús.

Como maestra sé que los muchachos necesitan estimulación positiva, respeto y ejemplos a seguir. No todo lo creemos ser malo lo es. No es menos cierto que este tema continuará a ser de gran controversia, pero lo que yo sugiero es que siempre busque la respuesta en el Señor. Él es el que todo lo sabe. Sin duda, Él le guiará a tomar la decisión correcta. “Yo te guio por el camino de la sabiduría, te dirijo por sendas de rectitud”. Proverbios 4:11

Eres Princesa de Dios y Naciste Para Reinar!

www.mujeresunidasinternacional.org

Facebook: Mujeres Unidas Internacional – Dra Sarah Barek
Instagram: mujeres.unidas.internacional
Twitter: twitter.com/@dra_barek
Blogspot: http:Mujeresunidasinternacional.blogspot.com

Dra. Sarah Barek, Ed. D., Ph. D.
P.O. Box 521494
Miami, Florida 33152 – USA

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *