Crisis en la ultraortodoxia por su boicot a las obras del ferrocarril en los sábados

Revista Logos,(Revistalogos.com).- La crisis dentro de los partidos de la coalición en torno a los trabajos realizados por Ferrocarriles de Israel en los días sábados reveló una división dentro de los partidos ultraortodoxos de la coalición, ya que el ministro del Interior Aryeh Deri (del partido ultraortodoxo Shas) estaba furioso con el viceministro de Salud, Yaakov Litzman (del partido ultraortodoxo Judaísmo de la Torah), quien amenazó con dimitir si “sigue la profanación del shabat”.

La oposición a Litzman también provino de las filas de su propio partido, y el diputado Moshe Gafni objetó la declaración de guerra de su líder partidario contra el primer ministro Biniamín Netanyahu.
Según Deri y Gafni, debe ser encabezado un movimiento más amplio para proteger el día de descanso judío, tanto en la legislación como en las decisiones del gobierno. Son de la opinión de que el hecho de retirarse de la coalición ahora, debido a obras ferroviarias específicas, arruinará cualquier posibilidad de proteger el sábado como día de descanso.

Los ultraortodoxos tienen otros frentes de batalla como la conservación del monopolio de la kashrut (leyes dietéticas judías) de parte del Rabinato, en peligro por la creciente apertura de comercios en sábado y por la creciente expansión de organismos privados que emiten certificados de kashrut para los negocios.
Esta división interna entre los ultraortodoxos marcó una rara ocasión en la que los partidos religiosos del gobierno no unieron fuerzas o no coordinaron posiciones sobre asuntos relacionados con la religión y el estado.

La crisis del shabat una vez más se desató, una semana después del ultimátum de Litzman a Netanyahu, con el ministro de salud diciendo que dimitiría si las obras no cesaban.
Las fuentes dentro de los partidos utraortodoxos dijeron que recibieron un aviso de Ferrocarriles de Israel anunciando que las obras de mantenimiento se planearon una vez más para el próximo sábado. Además, la compañía ferroviaria nacional les dijo que las obras solo se realizaban cuatro veces al año y no podían posponerse.

Hay una doctrina rabínica conocida como “pikúaj néfesh” (salvación de vidas), que establece la posibilidad de violar el sábado para preservar la vida. Es la que permitió anteriormente autorizar las obras ferroviarias debido a que no hacerlo perturbaba el orden normal del tránsito durante la semana poniendo en peligro a los ciudadanos.

Los rabinos que hacen política apelan al principio de pikúaj néfesh de acuerdo a circunstancias ajenas a la religión y más cercanas al cálculo político.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *